Guía del CEO para la Digitalización: Estrategia para la transformación digital

Guía del CEO para la Digitalización: Estrategia para la transformación digital

Ya hemos analizado las causas de la transformación digital y la necesidad de repensar el negocio de forma transversal para encontrar nuevas oportunidades y mantener ventajas competitivas. Y hemos enumerado las posibles áreas de transformación digital dentro de una empresa. El siguiente paso es establecer una estrategia para la transformación digital.

Definiendo la estrategia

Para poner en marcha un proceso de transformación digital, necesitamos un plan. La gran cantidad de tecnologías, procesos, dispositivos, canales, personal, objetivos, etc. involucrados en este cambio pueden convertir la tarea de definir una estrategia en algo complejo, pero no es imposible.

Para obtener las respuestas correctas, debemos realizar las preguntas adecuadas

Dado que cada empresa es diferente, difícilmente encontraremos un modelo predefinido que se ajuste y funcione para tus objetivos, tu futuro, tu equipo, tu mercado, tus clientes y tus limitaciones y dificultades que encontrarás a lo largo del proceso.

De modo que, los desafíos y las preguntas complejas rara vez se pueden responder con respuestas fáciles y marcos genéricos.

Sin embargo, lo que muchas veces echamos de menos trabajando con nuestros clientes, es que también faltan respuestas fáciles porque no se hacen preguntas fáciles. Cuando se trata de tecnología, parece que nos olvidamos de lo básico.

Estado de situación de nuestra madurez digital

Los marcos de referencia y las auto-evaluaciones que realizamos sobre nuestro estado de situación digital son útiles. Permiten realizar una transformación ordenada mientras adquirimos las capacidades necesarias y se cambian los modelos, procesos, funciones, etc. que estén en condiciones de aprovechar las nuevas tecnologías digitales. La evaluación del estado de situación tiene múltiples efectos:

  • La transformación digital no puede afrontarse como un proyecto puntual. Es un proyecto que involucra todos los aspectos de una empresa y, por tanto, no se logra de un día para otro. Existen muchos elementos involucrados y, sobre todo, disponemos de muchas etapas intermedias que ir alcanzando. Y también es importante realizar controles graduales del estado de situación de nuestra madurez digital a medida que vayamos introduciendo cambios.

  • Las distintas etapas de la transformación digital persiguen metas específicas, pero no olvidemos que hay un objetivo general. En otras palabras, debemos tener un plan de acción a seguir, con un objetivo final que siempre debemos tener presente.

  • Aunque puede sonar contradictorio, debemos tener presente que el objetivo general del proceso de transformación digital va cambiando. Los permanentes cambios en la tecnología y en la relación con los clientes dan lugar a nuevas oportunidades, cambios en las condiciones del mercado, evolución de las necesidades de los clientes, etc. Esto implica cambios y re-definiciones del objetivo final.

  • El cambio es constante. Desde el punto de vista de la estrategia para la transformación digital, esto significa que las incertidumbres, riesgos y cambios se tienen en cuenta y afectan cada paso incremental pero también al objetivo final. El lado positivo de que el cambio constante forme parte del proceso de transformación digital es que va a permitir la mejora de forma continua y se puede gestionar a través de controles en cada paso del plan de acción para hacer cambios de forma ágil.

El primer paso en nuestra estrategia para la transformación digital

Los conceptos básicos de los que hablaba al principio al establecer nuestra estrategia para la transformación digital deben dar respuesta a: qué, por qué y cómo.

Debemos tener en cuenta que no todas las personas miran la transformación digital de la misma forma. Mientras algunos ven esta transformación como una mera sucesión de modificaciones de los procesos de negocio de "analógico" a "digital", otros ven la transformación digital como un proceso que lo abarca todo. En este último caso, el objetivo (el "qué", respaldado por el "por qué") es adquirir una capacidad de transformación digital como parte fundamental del negocio de la empresa, donde la transformación digital habilita la capacidad de aprovechar al máximo los cambios y oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Tendiendo puentes entre las áreas de la empresa

En la práctica empresarial, donde los responsables de las áreas de negocio, de marketing y de ventas cada día toman más decisiones sobre presupuestos tecnológicos, vemos que a menudo es difícil para los profesionales de TI y de gestión de la información -que son esenciales en la transformación digital- hablar en el mismo "idioma" que sus compañeros de marketing o desarrollo de negocio, que tradicionalmente no pertenecían a su "público objetivo".

Esta es una de las razones por las que muchas organizaciones recurren a consultorías externas para realizar la transformaciones digital, con empresas que aportan equipos multidisciplinares para acompañarles en todo el proceso, desde el planteamiento estratégico hasta la implantación práctica de la tecnología.

Pero el puente entre el área de negocios y la de tecnología no es el único. Hay otros, tales como:

Puentes entre las personas. Puentes con los clientes, ya que los procesos centrados y orientados en la experiencia de cliente son fundamentales. Puentes entre los líderes y el resto del personal, quienes a menudo se sienten excluidos en este proceso.

Puentes para construir nuevos ecosistemas. La fortaleza de estos nuevos sistemas de innovación e interconexión con terceros es clave encontrar nuevas fuentes de ingresos conectando sistemas de valor, producto de la realidad económica que cada vez más gira en torno a datos, software y conectividad. La colaboración entre empresas va más allá de los ecosistemas existentes y avanza hacia la construcción de nuevas redes donde los datos y la inteligencia procesable se aprovechan para generar modelos comerciales completamente nuevos.

Puentes entre tecnologías. Entre las nuevas tecnologías, y las existentes. Aquí es donde se puede crear un valor agregado a largo plazo en la estrategia para la transformación digital, ya que en los últimos años las nuevas tecnologías se han ido convirtiendo lentamente en componentes centrales de las formas en que hacemos negocios.

Puentes entre tecnologías e innovación. Cuando se analiza cada una de las nuevas tecnologías por separado, a veces nos olvidamos de que todas forman parte de un todo. Debemos comprender qué papel juegan en el escenario completo de transformación digital, a la vez que debemos identificar los elementos que las vinculan entre sí.

Puentes con el futuro. Las empresas que generan tecnologías innovadoras no suelen hacer la diferencia, sino aquellas que sean capaces de crear valor con estas nuevas tecnologías, con una mentalidad transformadora.

¿Dónde quieres que te lleve tu estrategia para la transformación digital?

La transformación digital es en parte un trayecto y en parte un objetivo, pero sobre todo requiere de una hoja de ruta y una estrategia claras, con un amplio margen para el ajuste y adaptación a los cambios.

El desafío para muchos CEOs es saber hacia dónde quieren dirigir sus esfuerzos, qué necesitan para llegar allí y cómo asegurarse de que están consiguiendo los objetivos marcados.

Podemos ayudarte a hacer las preguntas y a responderlas. Ven a conocernos.

Consulta la serie completa de artículos:

Guía del CEO para la Digitalización:

Escrito por Irene Madariaga.

Soy Business designer y consultora, ayudo a las empresas a crecer, a mejorar la relación con sus clientes e identificar nuevas oportunidades en el entorno digital, operando en la intersección entre negocio y diseño. 

Si buscas un partner sólido para tus proyectos de transformación digital, estaremos encantados de hablar contigo.